Gastronomía

La cocina manchega ha sido, desde tiempos inmemorables, una expresión de los sentimientos y las tradiciones de nuestro pueblo, que posee una riqueza gastronómica propia, surgida a partir de la conjugación de los recursos que han conservado nuestros campos y montes.

En cuanto a la gastronomía típica de esta población destacar el “ajo” o gachas manchegas que también se elaboran añadiendo hígado picado de cerdo, y los diversos platos derivados de la caza menor, abundante en su Término Municipal, sobre todo la perdiz roja.

Los platos basados en la caza menor, dan la idea de la importancia de estas especies en la zona, como los galianos o gazpacho manchego (con perdiz, conejo, liebre, jamón picado, cebolla, ajo, agua, aceite y sal, acompañado de una fina torta que se suele añadir al caldo). También otros como: las judías blancas con perdiz o codorniz, la perdiz en escabeche, la liebre con arroz (carne de liebre troceada y guisada con arroz, pimiento, tomate, cebolla, ajos, pimentón dulce, agua y sal) o el conejo al ajillo (conejo de monte troceado y frito con ajos).

El pisto manchego aprovecha la gran cantidad de pimientos y tomates que se cultivan en las huertas, utilizando el sistema tradicional de riego. Exquisitas resultan las chuletillas de cordero, asadas en brasa de cepa o la caldereta de cordero (cordero troceado con tomate, cebolla, sal, ajo, pimienta molida y un poco de harina).

Otros platos típicos son: las gachas (con harina de guijas, agua, aceite, ajo, sal y especias), las migas (a base de pan picado, ajos, agua, aceite, sal, torreznos, jamón,...), el pipirrana, los huevos a la porreta (huevos revueltos con cebolla tierna, previamente sofrita, a los que se añade sesos de cordero), los duelos y quebrantos (revuelto de huevos con tocino, chorizo y otros productos típicos de matanza), el asadillo (pimiento morrón asado, cortado en tiras, con aceite, cominos, ajo picado y sal), la “ensalá” de limón (limón cascudo, cebolla, naranja, ajo, aceite, agua y sal), tiznao (guiso hervido con productos asados, como bacalao desmenuzado, pimientos secos, ajos, cebolla, aceite y agua), etc.

Destacan los quesos manchegos, los jamones, chorizos, morcillas, lomo de orza y embutidos en general. Todo ello regado con los mejores vinos de la tierra.

En repostería se recomiendan dulces artesanales como los enaceitados, naranjos y mantecados. Mención especial son los “alfonsinos”, que deben su nombre a Alfonso XIII. Todos ellos pueden acompañarse con una copita de mistela.

 
Safe Creative #1004085941691